Hola apreciados amigos. En esta ocasión no les hablaré ni de ingeniería, ni de tecnología, les contaré mi experiencia personal en lo que he denominado Lucha Libre 2.0.

000

La lucha libre es un deporte del cual podemos decir que su historia se remontan a las épocas de carnaval y de music hall del Siglo XIX. En estos eventos había un espacio especial para realizar exhibiciones y demostraciones de buena forma física y fuerza. Y aunque habían muchas discusiones sobre si eso era espectáculo o era lucha real, quiero aclarar que este artículo no pretende ni hacer la historia de la lucha ni mucho menos juzgar esa disciplina, eso se lo dejo a los expertos.

El Enmascarado de Plata

Santo, el Enmascarado de Plata

En América Latina la cartelera de lucha más famosa era la Mexicana. Su inicio fue en el año 1863 cuando este tipo de entretenimiento llegó a México durante la Intervención Francesa. Allá esta actividad se consideraba un gran espectáculo. Entre los más destacados luchadores mexicanos podemos resaltar a El Santo, Blue Demon o a Mil Máscaras.

Hulk Hogan

Hulk Hogan

En los Estados Unidos este deporte también se popularizó de la mano de la WWE y ya en los años 90 habían luchadores tan famosos como actores de Hollywood, resaltando especialmente a Hulk Hogan.

Durante los años 70 inicia en República Dominicana la carrera de nuestro glorioso Jack Veneno, quien fue campeón de varias entidades de lucha libre del área. Durante esos años luchó en la World Wrestling Council (WWC) de Puerto Rico, ganando el campeonato en parejas de Norteamérica junto al luchador a José Rivera, un afamado luchador puertorriqueño.

Jack Veneno

Jack Veneno consiguió su primer título mundial a mediados de la década del 70, cuando luchó contra el estadounidense Jhon Ricahrd, ganándole la contienda. Años más tarde, aparece en el escenario dominicano el archirrival de Jack Veneno, el famoso Relámpago Hernández. Durante las luchas entre ellos Jack Veneno obtuvo el WWC Dominican Republic Heavyweight Champion.

Una de las principales contiendas que Jack Veneno mantuvo en Puerto Rico, fue en el 1975, cuando luchó en parejas con “El Puma”, y juntos derrotaron a “Los Hermanos Muerte”, unos famosos luchadores boricuas. Estos eran sus más aguerridos contrincantes, de manera más precisa el mayor de los hermanos, ese al que llamaban “La Muerte Primera”.

03

Jack Veneno y Ric Flair

Todo esto abrió paso al inicio de La empresa de lucha libre, “Dominicana de Espectáculos”, dirigida por Arcadio Disla Brito, también conocido como el Vampiro Cao.Fue la única liga oficial que operaba en el país y estaba afiliada a la liga estadounidense National Wrestling Alliance. En esa época el campeón mundial era Ric Flair. Jack Veneno alcanzó a colocarse entre los primeros retadores al título cuando se coronó como Campeón Mundial Semicompleto de Dominicana de Espectáculos.

03

Relámpago Hernández

Para no alargar la historia, así fue que en enero del 1982, el Palacio de los Deportes vio la tan esperada lucha ante un público de 14 mil personas que asistieron entusiastas a presenciar la tan esperada contienda en la que también lucharon Carlos Colón contra Relámpago Hernández y Víctor Jovica y Sabud contra el luchador dominicano Kimba y el luchador Cruz Diablo.

Recuerdo ser un asiduo visitante a las peleas dominicales en el legendario parque Eugenio María de Hostos, donde niños y militares estábamos exentos del pago de admisión. Ver aquello era un sueño, hombres por los aires,  saltos mortales, body slams, lanzamientos sobre las cuerdas, y todo tipo de técnicas (llaves) para hacer rendir a sus oponentes, desde la famosa “Doble Nelson” hasta la mundialmente conocida “La Polémica”.

Aquella batalla era librada entre dos grupos, los técnicos, encabezados por nuestro Jack Veneno y los rudos liderados por el odiado Relámpago Hernández. Recuerdo algunos nombres de luchadores como Puño de Hierro, El Puma, El Santo Asesino, Los Hermanos Broncos, La Momia, El Príncipe Sabú, Sandokan, El Caballero Negro con su famoso “tope de espaldas”, hasta los famosos Enanitos Dominican Kid y Kid Bugalú; claro, sin dejar fuera a las damas, La Bella Salúa y Amarilis Échame Agua.

Estos atletas mantuvieron en constante fervor a la audiencia dominicana durante largos años. En conjunto con el programa sabatino por la televisora Color Visión, era un evento divertido, sano y que le llegaba a toda la familia.

Tristemente, al parecer nuestra lucha libre no evolucionó y le pasó lo esperado, fue quedándose en los viejos tiempos y saliendo del gusto de los espectadores.

Realmente dejé de seguir este tipo de deporte luego de que me inserté en el mercado laboral, sabía que estaban ahí, pero los percibía más bien como un espectáculo, no como una disciplina deportiva, hasta que hace unos meses mis queridos hijos comenzaron a llamar mi atención con un tipo de lucha que es denominada artes marciales mixtas”, más bien conocidas por las siglas en inglés MMA (Mixed Martial Arts), que según definen las enciclopedias es la combinación de varias artes marciales con fines de emplearla como método de defensa personal y/o para la competición en el deporte de combate.

Hoy día, el negocio de las MMA, es realizado por distintas compañías menores y por la Ultimate Fighting Championship (UFC) la cual acaba de ser vendida por la suma de 4 mil millones de dólares estadounidenses.

Mi Historia

Mis hijos César y Manuel siempre me hablaban de la lucha de la UFC con una emoción incomparable, con los ojos iluminados como faroles, haciendo los gestos de los luchadores, mencionando sus nombres con lujo de detalle en los títulos que se disputan y quiénes los ostentan. Ese entusiasmo me movió la curiosidad y ante el hecho de que ambos me solicitaran como premio al haber pasado de curso, que los llevase a ver una pelea en vivo, ahí comenzó mi interés por la misma.

Para ser honesto no hice ninguna investigación previa al evento, me dejé llevar por el entusiasmo de mis hijos, y sin yo UFC-200-Postersaberlo, conseguimos ir a la pelea más legendaria de esta disciplina, la UFC 200, es decir, el evento número 200en la historia de la UFC, en donde se disputarían tres títulos mundiales, algo nunca visto. Desde que supe que era así yo asumí el entusiasmo de los muchachos de cara al evento, estaba emocionado y contando los días para irnos. En cada momento libre, con un conocimiento impresionante sobre la UFC, ellos me mantenían al tanto de los cambios y de las situaciones que ocurrirían ese gran día, también me apoye en un gran amigo experto en MMA, Jochy Batista, quien complementó con César y Manuel todo lo que necesitaba saber antes de la gran cartelera.

Bueno, llegado el día arribamos a Las Vegas, Nevada, escenario de grandes eventos. Estábamos un poco de desanimados, pues la pelea principal había sido suspendida debido a que uno de los luchadores principales, Jon Jones, dio positivo en la prueba de dopaje, lo que sacó de cartelera la unificación de dos títulos mundiales; pero la habilidad de los ejecutivos de la UFC fue increíble, rápidamente reorganizaron todo y colocaron como pelea principal, la contienda entre dos damas que lucharían por el título mundial, Tate vs Nunes; más adelante les hablaré de ellas.

Las Vegas, ciudad impresionante dominada por casinos, hoteles de súper lujo y por grandes presentaciones de artistas de la talla de Celine Dion, el Circo del Sol o el famoso mago David Cooperfield, estaba rendida a los pies de la UFC. Había promoción por todas partes, en taxis, vallas, pancartas; cualquier espacio estaba tomado por este evento.  El escenario donde de la pelea fue el moderno T-Mobile Arena, un lugar recién construido, cómodo y con todas las facilidades técnicas, de alimentos y bebidas y de seguridad.

La UFC 200 consistía en 12 peleas, siete de cartelera normal y cinco del Main Card o gran cartelera. Como todo unos “fiebrúses”, llegamos al estadio una hora antes, nos admiramos con la organización para entrar, las informaciones de lo que ocurriría, todo como un reloj suizo. Desde que entramos en la arena, se apoderó de mí un nivel de adrenalina que hace mucho no sentía, una música espectacular, mucha energía de la gente y sobre todo, mucho respeto entre el público.

Al iniciarse la primera pelea quedé desconcertado, los luchadores Sage Northcutt y Enrique Marin mantuvieron un nivel de competencia impresionante, una preparación física al más alto nivel. Particularmente me impresionó que estos luchadores no son muy musculosos como solían ser los luchadores de antes, los de ahora son más atléticos y flexibles pues utilizan las técnicas kickboxing, Sambo, Karate, Boxeo, Taekwondo, Muay Thai, Judo, Lucha libre, Lucha grecorromana, Jiu Jitsu, Jiu Jitsu brasileño, Kenpo, San Da, entre otras. Los combates son de tres rounds de cinco minutos cada uno, y cinco rounds aquellos que son por títulos.

Vi las peleas de Dillashaw vs Assuncao, Hendricks vs Gastelum, Zingano vs Peña, Velasquez vs Browne, Aldo vs Edgar, Cornier vs Silva, Lesna vs Hunt y por su puesto, la estelar Miesha Tate (campeona) vs Amanda Nunes (retadora).

02

Tate y Nunes

Estas chicas me dejaron sin respiración, sin oxígeno; jamás imaginé que dos damas tan elegantes podían ser tan competitivas, agresivas y sobre todo, con un nivel de técnicas impresionantes, manejan las artes marciales con destreza, habilidad y elegancia. Estas jóvenes completaron al más alto nivel las expectativas que yo tenía de la UFC.

Dos datos curiosos que me llamaron  la atención fue que a pesar de ser un deporte tan agresivo, al final de cada combate el ganador se preocupaba por el estado físico de su contendor, es decir, que hay un alto nivel de respeto y cortesía en este deporte, eso me agrado mucho. También conociendo el público norteamericano, que es muy casual en su vestimenta, los hombres todos asistimos en pantalones jeans y polos alusivos al evento; sin embargo, las damas, todas, absolutamente todas, vestían ropa de fiesta, la verdad es que se veían como contraste entre los golpes y porrazos, pero muy bien.

En las casi seis horas de cartelera me divertí enormemente, conocí más a fondo este nuevo estilo de lucha. La verdad me cautivó y me ha convertido en un nuevo fan. No les miento, recuerdo con alegría y nostalgia los saltos por los aires de Jack Veneno, pero la era digital llegó hasta la lucha libre inclusive.

Hoy que en nuestro país celebramos el día del padre, les confieso que mi mayor premio fue estar permanentemente informado por mis hijos, quienes como expertos en la materia me contestaron las más de 100 preguntas que les hice, aprendí de ellos.

Al final, apreciados amigos, creo que la moraleja es que debemos avanzar y adaptarnos a los nuevos tiempos y hoy mis hijos me dan cátedra de la UFC, esta nueva disciplina me permitió pasar momentos inolvidables con ellos, saber cómo está pensando esta generación, qué les gusta y cómo les gusta, y sobre todo, me permitió ponerme al nivel de ellos para no quedarme atrás y ser un verdadero Papá 2.0.

¡Feliz día del padre!